Carta abierta a un fotógrafo a punto de abandonar

Quizás esta carta te pueda ayudar

Mi primer carta abierta a un fotógrafo.

Fotógrafo:

¿Cómo estás? Por si no me conoces, soy Leonela Argüello, autodidacta, fotógrafa creativa de retrato femenino, desde hace 5 años y emprendedora.

Yo soy, igual que vos, independiente (freelance), en su momento trabajaba en otro trabajo, en mi caso también de forma independiente. Y ahora solo me dedico a la fotografía 100% y por fin me siento bien conmigo misma y realizada. 🙂

Créeme. Sé como te sentís. Yo pasé por lo mismo que vos.

Por eso decidí escribirte esta carta. Te voy a pedir que te tomes 5 minutos para poder leer lo que escribí.

Mi objetivo con esta carta es que reflexiones y analices tu situación. Espero que no te tomes a mal mis palabras.

Si ahora estás pensando en tirar la toalla con tu negocio como fotógrafo independiente. Porque cuando decidiste emprender, pensabas que las cosas iban a ser de otra manera.

Si mirás hacia atrás, te lanzaste a esta aventura de ser independiente pensando que las cosas iban a ser más fáciles, para despedir a tu jefe y tener un horario más flexible, y poder disfrutar mejor tu vida y tu profesión lejos de la rutina y de un trabajo que no te gustaba. Estabas super motivado y feliz de haber tomado por fin la decisión de hacer algo por tu cuenta, libre de presiones y de jefes que no te valoraban.

Pensaste que ibas a poder vender sesiones de fotos, de manera fluida, cada mes y que ese ingreso de dinero, te iba a alcanzar para poder subsistir y poder progresar económicamente y como persona.

Pero, lamentablemente, y por mucho que te cueste reconocerlo, las cosas no fueron así.

Tu situación actual dice lo contrario.

Trabajas de sol a sol para poder vender una bendia sesión, das hasta incluso clases de fotografía los fines de semana adaptándote a los horarios de tus alumnos y poder sacar un extra, ya que muchos de ellos trabajan o estudian de lunes a viernes.

Por lo que tu único día libre se reducido prácticamente al domingo y a veces.

Porque si no programas para hacer una sesión fotográfica por intercambio y logras que no te cancelen. Estás tremendamente agotado física y mentalmente, no terminas de desconectar del todo porque no paras de dar vueltas al trabajo que te queda por hacer o cómo hacer para vender un book de fotos la semana siguiente.

Así que aunque tenés ese día libre, tu mente realmente no lo tiene.

Tu vida familiar y social se está resintiendo e incluso tu carácter empieza a ponerse a un malhumor constante generalizado y empezás a darte cuenta de que necesitas unas vacaciones urgentes. Por lo que hay un ambiente en tu casa un poco pesado.

Estás a punto de llegar al colapso, pero tu voz interior te dice que todavía te queda un cartucho por quemar.

“¿Cómo voy a dejar todo lo que logré con tanto sacrificio?”,  “Dejo la fotografía como trabajo y me dedico a otra cosa?”, “Y si me tomo a la fotografía como hobby y no como trabajo?”, te preguntas cada día.

Por eso, estás pensando en hacer algo, tomar acción y empezar a hacer las cosas de manera consciente y, sobre todo, de manera diferente, para salir del pozo en el que te metiste que parece un círculo vicioso:

No tengo tiempo ni plata porque los clientes me absorben, no me pagan lo suficiente, los trabajos se me caen, busco otro tipo de trabajo, sin ser fotógrafo y cobrar 2 monedas, entonces no tengo tiempo para poder pensar en una estrategia para mi negocio y salir de esta situación que agota…” y así todo el día.

Pero, ¿sabes una cosa? No valen las excusas. Acá todo es cuestión de prioridades, no de falta de tiempo.

No te quiero poner bajón, sino todo lo contrario, quiero que reflexiones de tu situación y que hagas un autoconocimiento para que sepas la realidad y la reconozcas para poder tomar el control y hacer los cambios ahora que estás todavía a tiempo.

Queres hacer cambios en tu negocio para construir el proyecto que realmente imaginabas cuando empezaste esta aventura.

Pero hasta que no te pongas y empieces a ver las dificultades, los problemas, lo que te gusta, lo que no te gusta… no te has dado cuenta de que necesitabas una alternativa mejor para tu negocio de fotografía.

Ahora sí sos consciente de tus necesidades, seguro una vez pasaste por situaciones que no te gustaría que se repitieran:

  • Pérdida de tiempo con reuniones con clientes exigentes que pagan mal o incluso, peor todavía, clientes que no te pagan y te cancelan unas horas antes.
  • Crear cursos de fotografía inicial para tener un ingreso extra donde pones todo tu alma y que asistan 2 o 3 personas o incluso ninguna.
  • Jornadas laborales interminables con muy poca ganancia.
  • Ampliar tu ámbito geográfico para crear cursos en otras ciudades próximas a la tuya porque en tu ciudad ya no conseguís tantos alumnos. Por lo tanto, perdés un montón de tiempo en desplazamiento, alquilar aulas, pre organización, etc.

Pero quejarte de todo esto, no vale. Las quejas solo retroalimentan tu malestar.

Que tus clientes te paguen mal o que tu mes no tenga ventas, no es problema de tus clientes, la responsabilidad del problema es exclusivamente tuyo: no tenés el control de tu negocio, de tu marca personal y no reflejas una autoridad y respeto para que tus clientes te valoren a vos y a tu trabajo.

Ahora que ya sabes esto, y queres empezar a tomar acción y estás intentando cambiar las cosas por vos mismo, leyendo miles de blogs, viendo videos, anotándote a cursos, workshops, sobre fotografía, marketing y ventas… pero tenes tanta información en la cabeza que no sabes cuál es el primer paso que tenes que dar.

Lo que sabes seguro es de la importancia de tu marketing personal en internet y redes sociales pero, aunque lo intentaste, no funcionó como vos pensabas y no vendiste ni una sesión estes mes o no llegaste al objetivo que te habías marcado. O probablemente pensaste en empezar a vender tus sesiones fotográficas pero no lo hiciste todavía porque no sabes ni por dónde empezar.

Por eso, tengo 2 buenas noticias para vos.

Lo primero de todo quiero darte felicitaciones porque ya diste el primer paso: reconocer que tocaste fondo y que necesitas ayuda externa. Aunque vos no le des tanto valor, es una noticia buena.

Ahora que tenés claro que necesitas invertir en vos mismo y en tu negocio para conseguir tu objetivo: tener un negocio próspero que realmente te deje disfrutar de tu familia, amigos y ganancias.

¿Y cuál es la segunda buena noticia?

Que estás en el lugar adecuado para empezar a transformar y empezar trabajar en tu marketing personal o empezar de cero, tener libertad e ingresos frecuentes cada mes.

Y no solo vendiendo tus sesiones fotográficas, también podés vender, tus paquetes de eventos sociales, como bodas, 15 año, etc o de otras ramas fotográficas, a la que te dediques o te quieras dedicar.

Voy a re abrir mi grupo Foco en mi – Marketing para fotógrafos de Argentina, voy a publicar mi experiencia y conocimientos, y con el tiempo, publicar descargables, ebooks y otros recursos formativos online, que tengo en mente hacer.

Que te van a ayudar, a mostrar tus fotos de manera más profesional y que tu público objetivo te valore, te respete y te vea como un referente al que contratar cuando necesite un fotógrafo. Por lo tanto, tener mejores clientes que estén deseando contratarte.

En conclusión

La solución que a mi me abrió los ojos y me hizo ver la luz de nuevo hace un par de años cuando las cosas no iban tan bien como yo pensaba, fue:

Crear mi propia web, mejorar mi marketing digital, empezar con el email marketing, con una metodología clara y una buena planificación y estrategia.

Yo me especialice en ayudar a chicas a tener un book de fotos creativo y original, tuve muchos errores al principio, pero me ayudaron a poder llegar hasta acá y a querer ayudar a otras personas que pasaron por lo mismo que yo.

Por último

Quiero que sepas que no estás solo.

Si te gusta lo que haces pero querés mejorar, no tires la toalla, no abandones, todavía estás a tiempo.

Ahora tenés en tu mano el poder de tomar las riendas y ponerte manos a la obra para poder mejorar tu marketing online y generar más ventas.

Mi recomendación, ya la sabes, sumarte al grupo de Facebook.

¡Vos podes!

Un abrazo,

Leonela

Me encantaría conocer tus reflexiones sobre tu situación actual ¿Te viste reflejado en algunas de las cosas que comenté en esta carta? ¿en cuales? 😀